Qué esperar cuando estás esperando

Si todos cuando reformamos nuestra vivienda, esperamos con ansia el día en que nuestras ilusiones cobran vida; para D y S la espera valía por dos.

Y es que, D y S llegaron a nuestro ‘’rincón’’ en un momento muy especial, ya que mientras ellos esperaban a su segunda princesa, nosotros esperábamos a nuestro segundo superhéroe.

Y es por eso por lo que nos fue tan fácil ponernos en su piel. Su espera y sus nervios se multiplicaban por dos, menos mal que la ilusión también.

Su casa tenía los siguientes condicionantes.

La planta inicial de la vivienda  antes de nuestra intervención estaba compuesta por cocina, dos baños y cinco habitaciones. Articulaba todos estos espacios un gran pasillo en forma de U.

Al tratarse de una casa muy longitudinal y tan compartimentada era normal que contara con poca luz.

Fueron por tanto, puntos importantes a la hora de plantear la nueva distribución. La reforma debía consiguir espacios más luminosos y reducir la superficie de recorridos, es decir, de pasillo.

Por otro lado, para D era importante poder controlar a sus dos princesas mientras jugaban, sin tener necesariamente que estar en la misma habitación. Era por tanto necesario crear un espacio versátil, conectado visualmente, donde la familia pudiera estar «visiblemente junta» sin estar en la misma estancia.

Otra premisa a tener en cuenta era diseñar una habitación suite para D y S.

Con  todos estos ingredientes y lo condimentos favoritos de Cada rincón de tu Casa, ya teneníamos listo nuestro nuevo rincón… ¡voilà! y este es el resultado.

La cocina se apropia del habitación colindante, creando un espacio de cocina office con una isla central a modo de barra americana.

Puertas lacadas en blanco pantografiadas con tiradores negros, bancada Dekton modelo Spledor Solid, fregadero cerámica modelo Belfast, Monomando de fregadero retrotres y peto de azulejo blanco biselado rematado con una moldura de madera; todo esto junto con el solado modelo Clavet Gris de la Marca Vives que imita baldosa hidráulica, dan a esta estancia un aspecto vintage y muy acogedor.

Pero sin duda, el elemento diferenciador de esta cocina es el cerramiento de vidrio y forja negro, que la separa espacialmente del salón comedor pero conecta visualmente dichos estancias.,tal y como deseaba D. Además, así también conseguimos mayor luminosidad del espacio y reducir la sensación de pasillo, al aprovechar parte del recorrido de dicho pasillo como circulación de la propia cocina.

No sé a ti, pero a nosotros nos tiene enamorados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad